Como me encontré...

Actualizado: 7 de sep de 2019


Siempre me resulto una pregunta un poco ambiciosa, un poco pretenciosa. Durante muchos años creí que esa sensación de adrenalina que experimentaba al estar "enamorada" debía ser felicidad.



Por eso cuando ese sentimiento se evaporó, me sentí vacía, al punto de necesitar aferrarme a ese sentimiento lo máximo posible. Me llevo muchos años y una búsqueda interna terriblemente movilizante volver a encontrar algo de paz.


Nos inculcaron la idea de que necesitamos estar enamorados para sentirnos completos, que los finales felices sólo son acompañados... Que difícil le va a resultar a nuestra generación correrse de esa idea con tanto Hollywood y cuentos de hadas en nuestra infancia. Porque no importa que me digas que vos sos la excepción, no lo sos. Como si fueras el objeto de un experimento de Pavlov te programaron para sentir ciertas cosas. Para funcionar mediante un estímulo y un respuesta. Y el estímulo son todas esos y vivieron felices que consumís a diario, mientras que tu respuesta es "buscar" al amor de tu vida a donde quiera que vas.


Pero volvamos al inicio, estoy sola, no más bien estoy soltera, y tal vez nunca haya sido tan feliz como hoy en día. Por primera vez en mi vida, he encontrado en esta soledad un espacio de autoconocimiento único. Por primera vez en mi vida la ansiedad no gobierna mis días ni mis ideas. Por primera vez en mi vida soy absolutamente mi prioridad. Ya no corro detrás de causas perdidas, ya no suspiro por príncipes azules corruptos, ni entrego mi corazón a cualquier postor que de antemano se que no va a cuidarlo.


Decía Oscar Wilde que amarse a uno mismo era el comienzo de una aventura que duraba toda la vida. Y tenía mucha razón.


Creo que por eso vuelvo a empezar un blog, creo que por eso retomo la escritura. Ya no desde la tristeza o el despecho, si no desde la tranquilidad y la alegría de estar construyendo la vida que siempre desee para mi. Voy a tener que aprender a expresarme, porque siempre escribí desde el corazón roto, y este es un terreno que me resulta completamente desconocido.


Escribir desde el amor, desde la paz y queriendo transmitirles precisamente eso que busque durante los últimos 4 años, la seguridad de que el único tiempo que vale la pena es el invertido en uno mismo y en los vínculos sanos que nos hacen bien.


Enamorense primero de ustedes mismos, y después de ahí todo lo demás vendrá.

0 vistas
Acerca de mí

Nacida en Buenos Aires, Argentina. 

Estudié publicidad, aún no planté un árbol, quisiera escribir un libro y quizás no desee tener un hijo.

 

Suscribite